fbpx

CÁNCER DE PRÓSTATA

INFORMACIÓN PARA PACIENTES

(adaptado de European Association of Urology – Patient Information)

GENERALIDADES

El cáncer de próstata es un tumor maligno de la próstata. La mayoría de los cánceres de próstata presentan un crecimiento lento y no causan síntomas. Los tumores de crecimiento rápido son menos frecuentes. El riesgo de padecer cáncer de próstata se incrementa con la edad, siendo la edad media al diagnóstico de unos 67-69 años.

A causa del desarrollo de las nuevas herramientas diagnósticas así como del incremento de la esperanza de vida, el diagnóstico del cáncer de próstata ha aumentado en los últimos años, siendo el cáncer más común en la población añosa en Europa.

El diagnóstico y su tratamiento dependen de las características del paciente y del tumor así como de la experiencia del especialista. En general, la supervivencia del cáncer de próstata es elevada.

Estados de la enfermedad y factores de riesgo

Existen diferentes estadios en el cáncer de próstata.

  • Si el tumor se encuentra limitado y confinado a la próstata, se denomina cáncer de próstata localizado.
  • En caso de que el tumor presente un crecimiento extra-órgano y afecte a las estructuras vecinas periprostáticas (vesículas seminales, cuello vesical o ganglios linfáticos) se denomina cáncer de próstata localmente avanzado.
  • Si el cáncer de próstata afecta a ganglios linfáticos a distancia u otros órganos se denomina cáncer de próstata metastásico.

La edad, la raza y los antecedentes familiares constituyen los factores de riesgo más importantes de desarrollar este tumor.

SÍNTOMAS

El cáncer de próstata es generalmente asintomático, es decir, no presenta síntomas; siendo lo más frecuente que dichos síntomas sean atribuibles a un crecimiento benigno de la glándula prostática (hiperplasia benigna de próstata). En caso de que aparezcan síntomas como consecuencia del cáncer de próstata, ello suele indicar una enfermedad más avanzada.

Estos síntomas pueden incluir:

  • Aumento de frecuencia urinaria
  • Sangre en la orina
  • Problemas de erección
  • Escapes de orina
  • Dolor
  • Compresión medular con afectación funcional de miembros inferiores

DIAGNÓSTICO

– Una de las herramientas más utilizadas para el diagnóstico del cáncer de próstata es la determinación sanguínea de PSA (Antígeno Prostático Específico). El nivel elevado del mismo puede ser indicativo de actividad tumoral, pero también de otras condiciones no malignas.
– Una de las pruebas más utilizadas y necesarias es el examen digital rectal de la próstata (tacto rectal), mediante el cual es posible determinar el tamaño, consistencia y movilidad de la próstata.
-Junto con la determinación del PSA y el examen rectal, existen otras pruebas de imagen complementarias útiles para completar la sospecha diagnóstica, tales como: ecografía prostática, tomografía computerizada, resonancia magnética o gammagrafía ósea. La resonancia magnética multiparamétrica de próstata se ha establecido como el mejor medio de imagen para el cáncer de prostata localizado o localmente avanzado
– Si el riesgo de padecer cáncer de próstata es elevado, se precisará la realización de una biopsia de próstata para confirmar el diagnóstico. Normalmente supone la toma de 12 muestras vía transrectal bajo anestesia local. Recientemente la biopsia de próstata por fusión (imágenes de RMN superpuestas con Ecografía transrectal de alta resolución) ofrece mayor y mejor información en el diagnostico de la enfermedad.

CLASIFICACIÓN

Existen dos elementos claves para la clasificación del riesgo del cáncer de próstata: el estadio del tumor y el grado o agresividad de las células tumorales.

El examen físico y las pruebas de imagen proporcionan datos útiles acerca del estadio del tumor según la clasificación TNM.

El grado o agresividad del tumor (Gleason Score) es determinado por el patólogo mediante el análisis microscópico de la biopsia prostática.

TRATAMIENTO

Existen diferentes modalidades y estrategias de tratamiento, tanto de la enfermedad localizada, como de la enfermedad localmente avanzada, como de la enfermedad avanzada y metastásica, por lo que es crucial discutir todas las posibilidades y opciones terapéuticas, sus ventajas y desventajas, con un especialista urólogo experto en uro-oncología.

Cáncer de Próstata Localizado

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

  • Tratamiento conservador. Es una estrategia consistente en monitorizar la posibilidad de progresión de un tumor, generalmente, pero no estrictamente necesario, de bajo riesgo. Se puede realizar simplemente mediante la observación o mediante un protocolo de vigilancia activa, con controles periódicos de PSA, pruebas de imagen y rebiopsias.
  • Prostatectomía radical. Consiste en la extirpación quirúrgica de la glándula prostática y vesículas seminales. Puede realizarse mediante cirugía abierta o mediante cirugía mínimamente invasiva como la laparoscopia convencional, la laparoscopia 3D o cirugía robótica.
  • Radioterapia. Consiste en la destrucción de las células tumorales a través de radiación externa o interna (braquiterapia).
  • Tratamientos experimentales como la Terapia Focal. Consiste en la ablación parcial y localizada del tumor con el objetivo de generar el mínimo daño al tejido circundante.

Cáncer de Próstata Localmente Avanzado

Entre las opciones de tratamiento se incluyen:

  • Observación. Esta estrategia es generalmente utilizada en pacientes no candidatos a tratamiento con intención curativa o con escasa esperanza de vida.
  • Prostatectomía radical. En este caso, además de la glándula prostática y las vesículas seminales, es necesaria la extirpación completa del tejido periprostático afectado. Este procedimiento también incluye la extirpación de los ganglios linfáticos de la pelvis.
  • Radioterapia y Hormonoterapia. En este caso, la radioterapia es necesario combinarla con hormonoterapia o terapia de deprivación androgénica, con objeto de disminuir la producción de testosterona.

Cáncer de Próstata Avanzado o Metastásico

No existe tratamiento curativo para esta fase de la enfermedad. El objetivo del tratamiento consistirá en detener el crecimiento del tumor, aumentar la supervivencia y tratar los síntomas.
Existen mútiples opciones y posibilidades de tratamiento:

  • Hormonoterapia clásica
  • Nuevos antiandrógenos
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Tratamiento sintomático
  • Ensayos clínicos con nuevas drogas

Es imprescindible discutir con el especialista urólogo experto en uro-oncología cada modalidad de tratamiento disponible en cada una de las fases de la enfermedad.

0/5 (0 Reviews)