fbpx

Próstata – HBP

INFORMACIÓN PARA PACIENTES

(adaptado de European Association of Urology – Patient Information)

Introducción

La hiperplasia benigna de próstata (HBP) es una de las patologías más prevalentes en el varón, es edad dependiente, con una clara aparición a partir de los 40 años, siendo mayor al 50% en varones mayores de 60 años y en los mayores de 85 años se encuentra próxima al 90%. Igualmente, los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) asociados a la alteración histopatológica, aumentan con la edad y aproximadamente la mitad de los enfermos con los cambios histológicos presentan sintomatología moderada o severa .

La hiperplasia benigna de próstata es un agrandamiento benigno de la próstata que condiciona una obstrucción a la salida de la orina de la vejiga. Esto provoca un deterioro de la calidad de la función miccional de los varones: se produce un chorro flojo, dificultad para iniciar la micción, aumento de la frecuencia urinaria, necesidad de orinar de noche y sensación de vaciado incompleto, lo que acaba redundando en una disminución de la calidad de vida. Si tenemos en cuenta que es muy frecuente, pues lo padece una gran proporción de la población, 50% de los varones de 50 años y el 80% de los de 80 años, nos encontramos ante uno de los problemas de salud más importantes para el varón adulto. Para el control de la salud prostática es necesario hacerse una revisión anual a partir de los 50 años. Cuando comienzan los primeros síntomas iniciamos terapia con medicamentos, pero cuando ésta falla o surgen complicaciones debemos recurrir a la cirugía.

¿Qué es la próstata?

Es una glándula localizada en el tracto urinario inferior, debajo de la vejiga y alrededor de la uretra. Sólo los hombres tienen próstata. Produce el fluido que vehicula el semen. La próstata tiene en su arquitectura músculo liso que ayuda a expulsar el semen fuera durante la eyaculación. Una próstata saludable tiene un peso aproximado de 15-25 ml de volumen. La próstata crece lentamente a medida que el hombre va envejeciendo.

¿Qué son la Hiperplasia benigna de próstata (HBP), el crecimiento prostático benigno (CPB) y la obstrucción prostática benigna (OPB)?

La Hiperplasia benigna de próstata (HBP) es una patología benigna (no cancerosa) de la próstata que se da en la mayoría de los hombres. Está condicionada por factores hormonales a medida que el hombre envejece. En el 50% de los hombres, la hiperplasia benigna de próstata (HBP) puede derivar en un crecimiento prostático benigno (CPB). Este crecimiento en la mitad de los casos puede obstruir el flujo urinario y aparece una condición llamada Obstrucción benigna de próstata (OBP).

Síntomas

El crecimiento benigno de próstata (CBP) puede afectar la manera de orinar. Esto ocurre porque la hiperplasia presiona la uretra y la salida de orina de la vejiga.

Los tipos de síntomas del tracto urinario inferior (STUI) se dividen en:

  • Síntomas de almacenamiento: aumento de la frecuencia urinaria (polaquiuria), micción durante la noche (nicturia), urgencia miccional e incontinencia de urgencia.
  • Síntomas de vaciado: Escasa fuerza en el chorro, chorro disperso o en regadera, chorro intermitente, uso de prensa abdominal, alargamiento del tiempo de micción y retención crónica de orina.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la Historia clínica, tacto rectal, análisis de sangre y de la orina, diario miccional, uroflujometría, ecografía de la vía urinaria y posibilidad de evaluación urodinámica.

  • La Historia clínica: se basa en preguntar acerca de las patologías concomitantes que sufre el paciente, cirugías previas, medicación que tome y explicación de los síntomas (STUI) que le han llevado a la consulta explicando desde cuando están ocurriendo en el tiempo. En dicha consulta se pueden pasar cuestionarios como el IPSS.
  • Examen físico: se basa en la inspección de los genitales y la realización de un tacto rectal.
  • Análisis de orina: Se realiza para descartar la posibilidad de una infección de orina o la presencia de sangre microscópica conocida como Hematuria microscópica.
  • Análisis de sangre para la detección del PSA (Antígeno Prostático Específico) que cuando está elevado nos obliga a descartar un posible cáncer de la próstata, aunque la mayoría de las causas son benignas y se deben a aumento de tamaño benigno y prostatitis.
  • Diario miccional: Un diario miccional referido a los últimos 3 días nos orientará acerca de la frecuencia con que el paciente tiene que orinar y la hora en la que realiza las micciones además de la cantidad que expulsa en cada una de ellas.
  • Uroflujometría: Es un dispositivo electrónico que registra la cantidad de orina expulsada en el tiempo correspondiente (medido en segundos). Lo normal son cifras por encima de 15 ml/segundo.
  • Prueba de imagen de la vía urinaria: Normalmente se utiliza la ecografía de riñones, vejiga y próstata. Aunque también se puede utilizara la ecografía transrectal, ésta se reserva para casos en los que la ecografía abdominal no permite la identificación adecuada de datos cruciales para el diagnóstico. Ej: obeso en el que no es posible la medición de la glándula por vía abdominal.
  • Estudio Urodinámico: Al igual que el diario miccional, no siempre se utiliza de rutina. Durante esta prueba se introducen catéteres en vejiga y recto para el cálculo de parámetros como la presión vesical y la abdominal, cuya diferencia establece la Presión exacta del Detrusor. Los catéteres son estériles. Su uso es restringido a casos como Disfunciones neurológicas, cirugías de próstata previas o pélvicas, volúmenes residuales elevados y pacientes jóvenes con STUI moderados-severos.

Tratamiento

Vigilancia Activa

Antes de prescribir un tratamiento, su urólogo le puede ofrecer un periodo de vigilancia activa. Se suele recomendar si sus síntomas son leves y si no deterioran su calidad de vida. Este origrama de vigilancia activa consta de:

  • Evaluación de los síntomas (cuestionario IPSS)
  • Exploración física
  • Análisis de sangre y orina
  • Test diagnósticos (flujometría, diario miccional…)
  • Consejos sobre su estilo de vida y autocuidados

HBP, Estilo de vida y remedios caseros

Hacer algunos cambios en el estilo de vida a menudo puede ayudar a controlar los síntomas de agrandamiento de la próstata y evitar que su condición empeore. Pruebe estas medidas:

– Limite las bebidas en la noche. No beber nada durante una o dos horas antes de acostarse para ayudar a evitar los viajes al baño durante la misma.

  • No beva cafeína o alcohol en exceso. Estos pueden aumentar la producción de orina, irritar la vejiga y empeorar su símtomas.
  • Si toma diuréticos, hable con su médico. Tal vez una dosis más baja, tomarlos sólo por la mañana, tomar un diurético mas suave o un cambio en el horario de la toma ayudará a aliviar los síntomas urinarios. No deje de tomar diuréticos sin primero hablar con su doctor.
  • Limite los descongestivos y antihistamínicos. Estos medicamentos aumentan la tensión de los músculos alrededor de la uretra que controlan el flujo de orina, lo que hace que sea más difícil orinar.
  • Orine cuando sienta la necesidad. Trate de orinar cuando usted sienta la necesidad. Esperar demasiado tiempo para orinar puede estirar demasiado el músculo de la vejiga y causar daño. Programe las visitas al baño. Trate de orinar en un horario regular para «reeducar» la vejiga. Esto puede hacerse cada cuatro a seis horas durante el día y puede ser especialmente útil si usted tiene una frecuencia alta y urgencia.
  • Siga activo. La inactividad te hace retener la orina. Incluso una pequeña cantidad de ejercicio puede ayudar a reducir los problemas urinarios causados ​​por el aumento de la próstata.
  • Orine y luego orine de nuevo unos minutos más tarde. Esto se conoce como micción doble.
  • Manténgase caliente. Las temperaturas más frías puede causar retención de orina y aumentar la urgencia de orinar.

Tratamiento Farmacológico

Su urólogo le recomendará comenzar un tratamiento farmacológico cuando los síntomas sean moderados o severos y afecten a su calidad de vida. Los grupos de fármacos mas usados en el tratamiento del crecimiento benigno de la próstata son:

  • Extractos de plantas medicinales
  • Alfabloqueantes
  • Inhibidores de la 5 alfa-reductasa (5ARI)
  • Antagonistas de receptores muscarínicos
  • Inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (5IPDE)
  • Agonista los receptores beta 3 adernergicos
  • Combinaciones de los anteriores

Tratamiento quirúrgico

Supongamos que su urólogo ya le ha diagnosticado un crecimiento benigno de próstata (CBP) y le recomienda operarse. A continuación se describen distintas opciones quirúrgicas para que pueda considerarlas con él y decidir cuál es la más indicada para usted.

Factores a tomar en cuenta:

  • Sus síntomas y su calidad de vida
  • El tamaño de su próstata
  • Su historial médico
  • Los tratamientos que puede ofrecer su hospital
  • Sus preferencias y valores personales.

¿Indicaciones para la cirugía?

  • Cuando sus síntomas empeoran a pesar de haber recibido tratamiento farmacológico
  • Cuando tenga complicaciones causadas por el CBP o esté en riesgo de tenerlas. Estas complicaciones pueden ser:
    • Insuficiencia renal
    • Dilatación de los riñones
    • Incapacidad para orinar (retención de orina)
    • Infección recurrente de las vías urinarias
    • Frecuente presencia de sangre en la orina
    • Formación de cálculos en la vejiga
  • Si no tolera bien el tratamiento farmacológico
  • Si prefiere operarse a recibir tratamiento farmacológico

¿Qué tipos de cirugía existen?

Durante una intervención quirúrgica el médico elimina la parte agrandada de la próstata (también conocida como adenoma). Hay distintos tipos de procedimientos quirúrgicos, todos ellos encaminados a aliviar sus síntomas y a mejorar su flujo.

Los principales procedimientos quirúrgicos son:

  • Prostatectomía abierta
  • Resección transuretral de la próstata (RTUP)
  • Incisión transuretral de la próstata (ITUP)
  • Enucleación prostática con láser (HoLEP)
  • Fotovaporización prostática con láser (FVP)

Otros procedimientos menos utilizados

  • Stents prostáticos
  • Ablación transuretral con aguja (TUNA)
  • Terapia transuretral por microondas (TUMT)

Nuevos procedimientos en fase experimental

  • Inyecciones de etanol
  • Inyecciones de toxina botulínica
  • Terapia con vapor de agua (Rezum)
  • Terapia con Aquablation

Tradicionalmente el tratamiento más eficaz era la enucleación del adenoma prostático con cirugía abierta, bien vía retropúbica o suprapúbica. Esto conseguía la eliminación total del adenoma independientemente de su tamaño pero suponía una herida abdominal, un sangrado mayor y una estancia de 5-6 días en el hospital.

La resección transuretral de la próstata (RTUP) consiguió un tratamiento de resultados parecidos a la cirugía abierta pero vía transuretral (endoscópica) lo cual no requiere de una herida. Las ventajas son la ausencia de herida abdominal, el menor sangrado y la menor estancia hospitalaria (2-4 días). La desventaja es que suele estar limitada a un volumen prostático de 80cc y no es tan completa como la enucleación.

La incisión transuretral de la próstata (ITUP) es como la RTUP aplicada a próstatas de hasta 30cc de volumen.

La última revolución en el tratamiento del crecimiento benigno prostático (CBP), y nuevo goldstandard, con eficacia comprobada a largo plazo viene con el tratamiento láser. La enucleación prostática con láser de Holmio (HoLEP) tiene la ventaja de la cirugía abierta, en la que se quita todo el adenoma y no parte, independientemente del tamaño de la próstata. Y las ventajas de la vía transuretral ya que no precisa de herida. Pero aparte de estas ventajas, el sangrado es mínimo, siendo recomendado para pacientes anticoagulados, antiagregados o con patología importante, la estancia hospitalaria es mas corta (1-2 días) y las necesidades de reoperación en el futuro son menores.

El Departamento de Urología del Hospital Quirónsalud de Málaga introdujo esta técnica hace dos años con unos resultados muy superiores a los de RTUP o Adenomectomía abierta. La media de estancia hospitalaria está por debajo de las 48hr independientemente del tamaño de la próstata, no es necesario cruzar sangre en previsión ya que el índice de transfusión es inferior al 0,5% y la mejoría de los síntomas también es superior a las otras técnicas descritas. Ahora somos, para algunas compañías aseguradoras, centro de referencia para esta cirugía en Andalucía.

Para una cita con los responsables del Departamento de Urología del Hospital Quirónsalud de Málaga, también responsables de la cirugía prostática láser, el Dr F.M. Antuña Calle o el Dr J.A. Gómez Pascual, pueden llamar directamente al teléfono 639 884 590 en horario de trabajo (08,30-14,00hr y 16,00-20,00hr).

3.3/5 (3 Reviews)