fbpx

Urodinamia

¿Qué es un estudio urodinámico?

Es un examen dirigido a medir el funcionamiento de la vejiga, esfínteres y uretra durante el llenado y el vaciado de la orina. Estos estudios están enfocados a valorar la habilidad de la vejiga para almacenar la orina y vaciarse de forma continua y completa. Las presiones registradas se traducen en forma de gráficas cuya interpretación nos permite valorar el funcionamiento de la vejiga y esfínter y detectar posibles alteraciones.

¿Cuándo está indicado?

Estos estudios se suelen realizar a pacientes con problemas miccionales, tales como:

  • incontinencia urinaria (pérdidas de orina) en la mujer
  • incontinencia urinaria en el hombre
  • estudio de la vejiga neurógena (enf. del sistema nervioso, traumatismo medular, ictus…)
  • excesiva frecuencia miccional y/o urgencia miccional
  • micción dolorosa
  • chorro débil o con sensación de vaciamiento incompleto
  • infecciones de orina recurrentes

¿Cómo se realiza?

La exploración se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local (gel anestésico en la uretra) para minimizar las molestias y suele durar entre 45 y 60 minutos.

Normalmente los estudios de urodinámica no requieren ninguna preparación pero es frecuente que su urólogo le pida acudir con la vejiga llena, le aconseje parar alguna medicación específica que esté tomando y que pueda alterar el estudio o le prescriba un antibiótico profiláctico para evitar infecciones que pudiera originar el estudio.

El estudio suele incluir:

  • Flujometría
  • Medida del residuo postmiccional
  • Test de Cistometría
  • Medida de presión abdominal de punto de fuga (leak point pressure)
  • Estudio de presión-flujo
  • Electromiografía
  • Perfil de presión uretral (UPP)

El test suele comenzar con una flujometría y la medida del volumen residual de la vejiga si esta no se ha vaciado completamente. Para ello, con la vejiga moderadamente llena, orina en un aparato que mide el flujo y volumen de orina. Tras esto, con un ecógrafo se mide si ha quedado algo de orina en la vejiga y se cuantifica.

Seguidamente, bajo anestesia local (lubricante urológico), se procede a la inserción de una sonda fina en la vejiga que porta un sensor de presión y otra en el recto, esto puede resultar algo incómodo pero en ningún caso doloroso. Estos sensores recogen la presión de la vejiga y del abdomen respectivamente. A través de la sonda vesical se le irá llenando lentamente la vejiga con un líquido estéril y se le preguntará por la sensación de ganas de orinar, además se le pedirá toser y se valorará si hay pérdidas de orina.

Es posible que durante la prueba aparezca algún escape, no debe preocuparse ni avergonzarse, ya que no se trata de orina sino de líquido estéril y debe tener en cuenta que uno de los objetivos de la prueba es saber por qué ocurre el escape.

Posteriormente y tras haber realizado la medición de la presión del esfínter, le solicitaremos orinar de nuevo en el mismo recipiente que al principio, pero esta vez con los catéteres colocados. Una vez finalizada la micción le retiraremos los catéteres.

Preparación

  • Es importante que venga con ganas de orinar.
  • No hace falta venir en ayunas, por lo que puede comer y beber normalmente .
  • La noche antes de la exploración deberá ponerse un pequeño enema, para asegurar una deposición y evitar que la ampolla rectal esté ocupada el día de la exploración.
  • Evite tomar medicación que no sea totalmente imprescindible el día de la prueba.
  • Es interesante aporte los informes médicos y de las pruebas que le hayan realizado, así como los prospectos de las medicaciones que está tomando.
  • En caso de tener la regla el día de la prueba, llame para cambiar la hora.

Después de la prueba

Es posible que presente tras la prueba molestias al orinar, sensación de escozor y que tenga necesidad de orinar a menudo, es normal y estos síntomas suelen desaparecer a las pocas horas.

0/5 (0 Reviews)